28 octubre 2007

Carta al Sr. Ronald Zürcher

Sr. D. Rónald Zürcher
Presidente de "Empresarios por el Arte"
Costa Rica


Muy Señor nuestro:

En nombre de ciento treinta y siete mil personas y en el mío propio le comunicamos lo siguiente:

Somos conocedores de que el pasado mes de agosto en la ciudad de Managua (Nicaragua), en la galería Códice y bajo el auspicio de la asociación que usted preside, el señor Guillermo Vargas presentó como parte de su obra a un perro famélico y enfermo que había hecho perseguir y capturar por unos niños a quienes les pagó un dinero por los servicios prestados. Dicho perro fue retenido en las instalaciones de la galería Códice con el consentimiento de su directora la señora Juanita Bermúdez por espacio de unos tres días en situación precaria, lo cuál es una agresión y forma de tortura. Fue expuesto atado con una cuerda a la pared mientras los invitados a la exposición disfrutaban de la fiesta. Los malos tratos que recibió este perro durante la persecución, la humillación de ser atado y la tortura psicológica percibida, sin entrar en detalles difíciles de demostrar tales como si murió o se escapó, nos dan derecho a denunciar estos hechos y hacerlos públicos a toda la comunidad internacional como un hecho de "maltrato perpetrado a un animal en beneficio propio"".

Decir que era con un objetivo simbólico nos produce cierta repugnancia. El dolor, hambre, tristeza, que siente un animal es totalmente real, físico y deplorable, y no tiene nada metafórico o simbólico. Es triste que un “artista” no sea capaz de encontrar medios para expresar simbolismos o metáforas que no se basen en torturar y agredir a un tercero. Muy pobre es pensar que para causar un impacto fuerte con su mensaje sobre la violencia y el dolor, deba recurrir literalmente a la misma contra un ser inocente e impotente, ¿no le permite su creatividad de artista causar impacto de una forma más consecuente con su “crítica” a la enajenación de las personas contra la agresión?.

Dicho lo anterior, confirmo que no encuentro justificación a la “obra” hecha por el artista, y me parece que en un país defensor de la ecología y la biodiversidad como el suyo no se deben tolerar acciones denigrantes contra los animales, justificadas bajo cualquier nombre: ciencia, desarrollo, deporte, o inclusive arte. No es un tema de censura previa, libertad de expresión, o cualquier otro contenido relativo al ejercicio de las libertades públicas, como se le quiere hacer ver. Es un hecho objetivo que hubo un maltrato a un animal y punto. Ya desde hace mucho tiempo está plenamente reconocido que toda libertad pública está sujeta a ciertas limitaciones como lo son las libertades y derechos de los demás (mi derecho termina adonde empieza el de mi vecino) y la protección a los intereses públicos y sociales. En este caso la protección del medio ambiente, de la biodiversidad, y de los animales, ha sido reconocido como fundamental en el ordenamiento de Costa Rica, así que el trato digno y humanitario a los animales no es sujeto de “excepciones” aún bajo la excusa de hacerse como “medio de expresión”. Poco importa que se hubiera hecho en otro país, fue realizado en un evento organizado por empresarios costarricenses y por un ciudadano de Costa Rica.

En la mayoría de países, y estoy seguro que en Nicaragua también, estos hechos están tipificados por la Ley como actos delictivos. No entendemos como los organizadores del evento,o sea, la asociación que usted preside y la galería, representada por su directora, quisieron ser cómplices de este delito perpetrado por el señor Vargas. Tampoco entendemos como el resto de asistentes nada hicieron por requerir la presencia policial.

Estos hechos esperpénticos merecen nuestra más enérgica repulsa. Están publicados en el periódico La Nación y son del conocimiento público, a través de este medio tuvo conocimiento la comunidad internacional que lo divulgó por Internet. Las autoridades de Nicaragua no pueden hacer oídos sordos, en sus manos está el abrir diligencias y aplicar la Ley, sus actuaciones son esperadas por ciudadanos de todo el mundo.

Lo sucedido más que un hecho aislado, es un precedente de que estamos en una cultura en que al menos en el medio artístico parece prevalecer una distorsionada escala de valores: la “libertad de expresión” no está sujeta a ninguna restricción, y se encuentra por encima de cualquier otro valor, aún de la dignidad. Desde luego no digo que esos sean los valores de los artistas, pero que si las autoridades simplemente ignoran un hecho así, es ese el mensaje que se envía.

De los hechos ocurridos en Nicaragua, ya se ocupará la justicia de aquel país en hacer cumplir la Ley, en lo que respecta a la presencia del señor Vargas en la Bienal Centroamericana Honduras 2008, le manifestamos lo siguiente:

Ante los ojos de 137 mil personas, el señor Guillermo Vargas es un maltratador de animales, independientemente de que en el caso que nos ocupa haya sido con resultado de muerte o no, esto ya lo aclararán las autoridades de Nicaragua. Una persona que con este perfil represente a su país en un acto tan importante como la Bienal Centroamericana Honduras 2008, es una vergüenza para Costa Rica.

Probablemente su opinión será de mucho peso, o quizás lo tenga todo, no lo sé, en el momento de decidir si el señor Vargas va a viajar a Honduras con la comitiva que representará a su país. Decir que el señor Vargas no presentará la misma obra que tanta polémica ha causado no tiene sentido, por dos razones:
1 - Sería inhumano que se volviera a martirizar otro perro.
2 - Estoy totalmente convencido de que las autoridades de Honduras no lo permitirían.

En el supuesto, espero que improbable, de que usted decidiera recomendar la presencia del señor Vargas en Honduras, tenga presente que éste ya viaja con un "pasaporte" de maltratador de animales y que, probablemente, sea recibido por muchos activistas en pro de los animales justo delante de las mismas puertas donde se produzca el evento. Esto no sería bueno ni para Honduras, ni para Costa Rica, ni para usted.

Me consta que usted es un arquitecto con mucho prestigio y reconocido por la sociedad de su país. Rectificar es de sabios, usted se equivocó, demuestre a los suyos y al resto del mundo que es un sabio.

Atentamente
ciento treinta y siete mil personas y un servidor de usted, Jaime Sancho

---------------------------------------------------------------------------------
Ruego a todas las personas la máxima difusión de esta carta. Quien tenga posibilidad de hacerlo, que lo remita a la Embajada de Honduras en su país.Gracias
Documento en Word: http://docs.google.com/Doc?id=df68gt9n_38gg5r83

1 comentario:

  1. Carta abierta a los resposables de la Bienal Centroamericana de Arte

    Es un día como cualquier otro. Es la rutina. Todos hablan bien de esta Bienal de Arte. Pero… ¿a qué viene ese tétrico anuncio? de “matar al perro” .
    ¿La idea es que se cree una epidemia de asesinatos? .

    Estimados señores organizadores de Bienales, no le envidio sus virtudes. A sus virtudes les hace falta bofetones. Parece que pretenden demostrar, que la inmolación de animales, amparada por el concepto de arte que patrocinan, es posible.

    Desconozco los detalles de este extremo acto de indolencia que pese a su aparente seriedad. Juzgo, subyace un bestiario ilimitado que comprende subterfugios truculentos de extraordinaria voracidad. Los veo revelando un cuadro sedicioso y subversivo; pleno de valores y fechorías aborígenes que en el colmo de los acontecimientos existenciales llagan las conciencias.

    Más allá de la monstruosidad de esta demanda, el “capricho”, es un descarnado manifiesto de rasgos motivadores que recorre territorios profesados por indígenas.

    ¿Acaso esto no es un crimen?

    Este tipo de ocurrencias no es novedoso, artistas temerarios atentaron contra la vida de su propio cuerpo. Otros más delicados, en contra de indefensos

    Aunque el signo, pueda ser el mismo que para nosotros, la acepción de la sensación experiencial que se presupone del espectador, invalida a esta mímica (que mas parece una dolorosa farsa comunicacional), pues no se le puede transmitir ninguna idea valedera sobre asesinato, vejamen, inmolación, etc., a quien no haya sido aventajado en estas artes y es probable que el señor Guillermo Vargas Habacuc, sepa mas que nosotros de alucinaciones.

    Preguntarse por las razones de esta locura tan ambigua como inaceptable, es encontrar respuesta en el hambre por figurar, que como un gusano que roe las entrañas, conduce a este “grotesco extravagante del arte manifiesto”, agenciarse en sus instintos asesinos y ustedes inconcientes remolcados, le han respaldando para merodear por esta sordidez.

    El animal que el señor Guillermo Vargas Hababuc dejó morir (desconozco cuantos otros), ciertamente estaba postrado en la oscuridad abandonada entre dormido y asustado, quizá era tierno y estaba perdido debajo de su cuerpo (Le imagino, en las noches con sus patas oscuras e invisibles agarrándose y buscando en cada esquina un pedazo de cobijo).

    Ahora avalado por la estatura intelectual de un grupo de jurados comediantes, que profetizan recorriendo los pasillos de la virtud, el “creador” ve su perfil de vida reforzado. Es distinto. Se ha convertido en inventario social provocativo que se revuelca en conciencia, trastocando y transmutando el horror como si fuera una fiera que a dentelladas muerde su humanidad hasta erigirse en cernícalo insaciable.

    Ahora que percibe sus colmillos sangrados y sus manos de cuchillas, se prepara para brindarnos un nuevo vejamen. Ahora, este estepario cansado de si mismo y ansiando el comienzo de ésta nueva “hazaña”, montado en el pretexto, buscando elevar su enferma pequeñez que se tiñe de sangre y se agazapa cual piojo que se eleva en su propio templo del honor, mientras su prédica destinada consiste solo en esto: “¡Tengo que hacerlo! , ¡Tengo que hacerlo! , ¡Tengo que hacerlo! , ¡Tengo que hacerlo!”, se repite obsesivamente, mientras se acomoda para dirigir su vuelo carroñero en busca de su nueva presa.

    Estimados señores organizadores de Bienales
    Mientras los días son azules, el sol brilla y el rumor se extiende, ustedes en su rinconera empantanada contagiados de gloria, demuelen desgarros existenciales como si fueran un trofeo promocional.

    Interpelados por las consecuencias de esta agresión contra todo derecho a la vida animal, que afecta y más todavía, indigna; ustedes, desmedidos de poder no han logrado evitar esta masacre, concediendo para este macabro escenario, un nicho en esta “Bienal de arte perverso”.

    Promover la muerte con indolencia para justificar el arte… , solo es propio de absolutistas y la perversión que ronda esta grotesca acción publicitada, me abastece de razones suficientes para listarlos de incompetentes para defender la vida en el planeta

    Estimados señores organizadores de Bienales
    El mensaje es inequívoco: los seres humanos de conciencia, no podemos tolerar el delito facultativo incluido en esta nueva humillación de la vida animal.
    Aplicar la ley natural de la vida, obligará a buscar los vínculos que permitan detener la promoción de esta inmolación fundamentalista.

    En beneficio de la razón humana, exijo, seleccionar un jurado que descarte la participación de la ignominiosa prisión erigida por este bestiario del terror.

    Jorge Sacaan Riadi
    Artista Visual
    en Santiago de Chile, 21 de Marzo de 2008

    ResponderEliminar

Los comentarios están moderados. En absoluto esto es una medida de censura. Todos los comentarios serán publicados excepto aquellos que contengan graves insultos, amenazas o que por su redacción sean incomprensibles.
Comentarios incomprensibles como esto "aii x diios! no pueden ser tan crueles! xq hacen esoo ?¿? aasoo piensan que es divertido?"

NO serán publicados.