28 octubre 2007

El Museo de Arte y Diseño Contemporáneo (MADC) de Costa Rica da la cara por Habacuc

La Bienal responde
En atención a todos los correos que hemos recibido solicitando la derogación de la participación del artista Guillermo Vargas (Habacuc) en la Bienal Centroamericana Honduras 2008, el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo (MADC) de Costa Rica aclara:
1. El MADC no tiene injerencia en la representación de Costa Rica en la Bienal Centroamericana Honduras 2008. El papel de este museo ha sido el de promotor de la Bienal Costarricense de Artes Visuales, actuando como facilitador y sede de la selección de obras realizada por un jurado internacional.

2. La muestra de la Bienal Costarricense de Artes Visuales 2007 que actualmente se expone en las salas del museo, comprende dos obras de Habacuc, concretamente, "Jony leyendo y explicando" y "Pancartas". La obra en la que Habacuc involucró un perro, y por la que está siendo cuestionado internacionalmente, se realizó en agosto de 2007 en la Galería Códice, de Managua (Nicaragua). Esa obra no participó ni forma parte de la selección de obras de la bienal, por lo tanto no está vinculada a la Bienal Costarricense de Artes Visuales 2007 ni a la Bienal Centroamericana de Honduras 2008.
3. Por otro lado, con independencia de los cuestionamientos éticos y/o estéticos que se puedan hallar en una obra como la realizada por el artista Guillermo Vargas, (Habacuc) en Nicaragua, desde el MADC consideramos:

Que una obra cuestionable o cuestionada, debe servir para dar lugar a la expresión de opiniones diferentes y hasta encontradas, pero nunca a actos de censura.
Que la censura de una obra o artista por el tema o la forma en que se aborda, es una medida impositiva que evade la interrogación misma sobre lo que se pretende cuestionar o anular.

Que aplicar este tipo de medida implicaría que la organización de la Bienal Centroamericana Honduras 2008 asuma la posición de juez, y aplique un "castigo" a un artista a partir de una demanda, pasando por encima de la decisión que un prestigioso jurado tomó de incluir a este artista como parte de la representación de Costa Rica en el momento y lugar apropiado (la Bienal Costarricense de Artes Visuales 2007).

Por lo tanto, que la solicitud de derogación de la participación de Guillermo Vargas (Habacuc) de la Bienal Centroamericana de Honduras 2008, consideramos es legalmente improcedente y sin fundamento, no solo porque las obras con las que el artista fue seleccionado a la Bienarte 2007 son distintas a la obra cuestionada, sino porque la censura de un artista por hacer una obra muy polémica -aunque este sujeta a discusión dentro de los ámbitos de la estética y la ética- no debe ser de ningún modo la base de legitimación de la censura. [*]

El artista no es ni sádico ni cobarde; el espectador sí
Hace unos días comenzó a circular via e-mail el siguiente llamado a boicot: “Guillermo Vargas 'Habacuc' es un costarricense que dice ser artista. El pasado agosto hizo una exposición en una galería de Managua (Nicaragua); cazó a un perro callejero, lo ató con una corta cuerda a una de las paredes del local y lo dejó morir de hambre y sed. Según él, ese acto de cobarde sadismo es arte. Ahora este torturador ha sido invitado a participar en 2008 en la prestigiosa Bienal Centroamericana de Honduras. Puedes firmar en http://www.petitiononline.com/13031953/ y, por favor, reenvía el mensaje a todos tus conocidos.

El petitorio rogaba la adhesión y difusión de “este vergonzoso acto” con el fin de recoger el máximo de firmas y vetarlo en la Bienal. La tendencia espontánea, sobre todo para quienes aman a los animales, consistió en firmar, pero el asunto, como ocurre casi siempre con el arte moderno, es mucho, mucho más complicado.
En 1966, mientras se libraba la Guerra de Vietnam, Peter Brook estrenó en Londres un espectáculo: US. Para sensibilizar a la platea sobre la atroz realidad que se estaba viviendo, Brook hizo que ocupara el escenario un actor que recitó un monólogo sobre el uso y los efectos del napalm, teniendo entre el pulgar y el índice una mariposa viva que agitaba las alas. Al finalizar la actuación, el actor extrajo del bolsillo un encendedor y prendió fuego a la mariposa. Un murmullo de protesta e indignación se elevó enseguida. El actor pidió disculpas por su gesto, pero antes de abandonar el escenario hizo notar que le extrañaba que el mismo público que se indignaba por la suerte de la mariposa, hasta ese momento, había permanecido indiferente a la suerte de los vietnamitas quemados por el napalm. Nadie se atrevió a poner en duda si Peter Brook era o no un artista.

Investigando un poco sobre el Caso Habacuc, es posible encontrar una serie de comunicados cruzados que de algún modo iluminan y permiten comprender lo que verdaderamente ocurrió y lo que el artista, para justificar sus teorías, pretende que ocurrió.

La muestra de Habacuc se realizó el 16 de agosto pasado en la galería Códice, de Managua (Nicaragua). Como parte de su exposición, titulada Exposición N° 1, enfrentó al espectador a un perro callejero flaco y enfermo, que él mismo capturó en un barrio pobre de la ciudad, amarrado a una esquina de la sala.
Según Juanita Bermúdez, directora de la galería, las cosas ocurrieron de otro modo: “El perro permaneció en el local tres días, a partir de las 5 de la tarde del miércoles 15 de agosto. Estuvo suelto todo el tiempo en el patio interior, excepto las 3 horas que duró la muestra, fue alimentado regularmente con comida de perro que el mismo Habacuc trajo. Sorpresivamente, al amanecer del viernes 17, el perro se escapó pasando por las verjas de hierro de la entrada principal del inmueble, mientras el vigilante nocturno, quien acababa de alimentarlo, limpiaba la acera exterior del mismo”

La exposición del artista no consistía solamente en la exhibición de un perro amarrado a una cuerda. En una pared había escrito, con comida de perro, la frase: “Eres lo que lees”, añadiendo acciones sonoras y olfativas, o mejor, narcóticas, que convierten a la muestra, según sus detractores en “el colmo de lo caótico” (como si lo caótico fuera privativo del arte). Así, podía escucharse el himno sandinista al revés y asistir a la quema, en un incensario, de 175 piedras de crack y una onza de marihuana.

El arte es –debe ser– ambiguo. Porque si el artista no está resuelto a recurrir a la ambigüedad, haría mejor en tomar el teléfono y decirles a sus conocidos lo que piensa. O escribir una proclama inspirada y pegarla en las paredes del vecindario. Una obra de arte es aquello que el artista designa e inscribe como tal. Y la historia demuestra que las obras más provocadoras siempre han sido aquellas que han huido horrizadas de cualquier apelativo aplicable de “buenas intenciones”. No se hace arte con buenas intenciones.
Tal vez, dada la ambigüedad de la obra, y dado que el propio artista no se hizo eco de las afirmaciones de la directora de la galería (es decir: dado que al artista le conviene que se crea que, efectivamente, el perro murió en ella), lo que puede entenderse es lo que sigue: cualquier cosa, parece decir Habacuc, es pasible de ser considerada obra de arte. Y en tanto que tal, reverenciada y respetada como tal. La mera presencia de un perro en el entorno de una galería lo vuelve algo intocable, hasta el punto de que nadie se atrevió a liberarlo (cosa fácil: el perro no estaba encadenado, apenas atado) o a darle de comer. Nadie llamó a la policía. Nadie hizo nada.

El museo es algo impotente por naturaleza y, si algo crea, es confusión, indiferencia y rechazo. La sola palabra “museo” connota un significado hostil, una vivencia apriorística del aburrimiento y del cansancio que tras sus puertas espera. Monolítico, cerrado, denso y aún más, negador de la libertad: los controles policíacos a la entrada, la obligatoriedad del circuito, la restricción horaria, la imposición de una frontera establecida para la visión de la obra. Uno debería deambular asumiendo el mismo gesto enfurecido de Paul Valéry cuando a la entrada del Louvre lo acecha el conserje para despojarlo de su bastón. Ese simbólico bastón representaba para Habacuc el asalto a su libre espontaneidad. Y pese a ello, uno sigue visitando museos.

Para entrar a este lugar, parece decirnos el artista, uno debe despojarse de algo antes de entrar. Llámeselo inteligencia o sentido común, no importa. Algo queda afuera.

Y en cuanto a los defensores de los derechos de los animales, habrá que recordarles que, de todos modos, siempre serán más los que mueran de desamor. El desamor que expresaron los asistentes a la muestra donde Habacuc expuso

6 comentarios:

  1. también a mí me gustaría ser un artista, mí primera obra será atar a Guillermo Vargas a una pared día tras día hasta cuando no se arrepienta de lo que hizo y pida perdón. Se llamará "llegar e ser humano".

    ResponderEliminar
  2. Se reconoce que el arte en general ha estado lleno de contradicciones y que en la censura en cualquiera de sus niveles -en el tema del arte- no se ha podiso establecer un criterio que defina lo que es aceptable o no porque todo viene de la argumentación del artista y que vetar el arte es una forma de vetar la libertad de expresión de ese individuo, a violentar su s derechos y su espacio. Ahora bien, me parece muy curioso que se le llame "prestigiosos" al grupo de jueces que decidieron que esta obra era digna de presentarse en una bienal, cuando en una actitud "elitesca" aun creen que el arte es solo para los doctos y se mantiene codificado, ininteligible a la sensibilidad de las masas. Asi como se respeta la libertad de expresión de este "artista" debería ser prioridad respetar el derecho al respeto y la vida de otro ser vivo. Por supuesto que no toda obra de arte entra en la polémica y las que lo hacen es porque -histórica y socialmente- han incurrido en tópicos o temas tabúes de la sociedad como la sexualidad, la religión, los falsos valores morales, etc., pero aquí no estamos ante ninguno de estos casos, nos escontramos claramente ante el uso y abuso de otro ser, el irrespeto de su derecho a la vida.
    Entonces "prestigiosícimo" jurado ¿acaso el derecho al respeto de un ser indefenso es cuestionable? ¿El arte de ahora en adelante se valdrá de fórmulas desesparadas para lograr la impresión del público? ¿Si un artista amarra en lo venidero a un niño que encontró abandonado en la calle, todos debemos quedarnos callados y no decir nada para respetar y no censurar al "notable artista"? La doble moral de la permisibilidad que se aplica por parte de estos jueces es un paso para que la sensibilidad humana tome un nuevo aire de inmutabilidad, y entonces: ¿Esta es la PATÉTICA modernidad artística latinoamericana que queremos?

    ResponderEliminar
  3. Graciela Folgueras (Pina)5/11/07 0:45

    He compuesto una cancion en memoria a este pobre perrito que murio atado.Ya circula por la red. Mi nombre es Graciela Folgueras(Pina)soy musica y compositora. No logro comprender como es posible que este "artista"califique de "arte", su bajeza. Cuando me llego un correo con la historia de "Lojito", el perrito que murio en manos de un caballero de alma negra senti dolor y verguenza de tener que compartir con este ser, mi raza humana. A quienes quieran la cancion,"Hay Lojito" pueden solicitarla, sin cargo alguno a info@pinapaz.com.ar
    www.pinapaz.com.ar
    Por "Lojito" ya no podemos hacer nada, solo recordarlo y llevarlo en la memoria, luchando cada uno desde su lugar, para que esto no se repita jamas. Ya bastante son perseguidos y mal tratados, como para agregar en la lista de sus padeceres a estos "artistas" que no tienen respeto por la vida.
    Pina

    ResponderEliminar
  4. Alejandro23/1/08 2:10

    Este artículo intenta justificar al asesino ese? bajo el argumento de que quería demostrar que la gente es coño de madre y no ayudó al perro?. Primero, Costa Rica no es el único país en el mundo, en el mundo hay millares de personas, y muchos hubieramos evitado eso, no se puede generalizar por un grupo de personas que entran a una exposición las reacciones de los demás. Segundo, se sabe que en el mundo existe gente mala y coño de madre, el asesino ese no tenía que matar a un ser vivo para demostrarlo, es una actitud enfermiza e infantil. Descubriste América en un vaso de agua, existes personas malas y desconsideradas en el mundo, pues te doy una novedad, tú eres uno de ellos Guillermo Vargas, asesino.

    ResponderEliminar
  5. No puedo entender que alguien de la cara por este "no se como llamarlo". Soy española y en breve residiré en Costa Rica. Me voy de España por muchos motivos que no vienen al caso y escogí Costa Rica por su gente, por su país, por la naturaleza.... pero sobre todo por el respeto que muestran hacia ella y sobre todo hacia los animales...en general hacia la vida. Por eso me han sorprendido mucho los argumentos del Museo de Arte Contemporáneo de Costa Rica ya que nada de lo que dicen para mí tiene sentido ni justifica lo que ha hecho este "como se llame". El ejemplo de la Mariposa es absurdo..... yo no veo que se haya de torturar, sacrificar, humillar, asesinar, violar, etc.. a nadie para demostrar lo que esta pasando en el mundo. Todos lo sabemos y las personas que no queremos que eso pase hacemos lo que podemos para evitarlo. No hace falta que nos lo demuestren más y encima le llamen ARTE, LECCIÓN DE HUMANIDAD, O EJEMPLO. Es más, hacemos lo que nos dejan y luchamos de la forma que podemos o nos dejan. Por desgracia no todo esta en nuestras manos señores. Pero lo que sí esta lo hacemos.... y eso es lo que YO haré siempre.... no permitir que gente así quede impune, recogeré animales y los ayudaré como hasta ahora, ayudaré a gente que lo necesite y como no puedo, ni creo que debo aplicar la justicia sobre estos personajes...... lo haré de la única forma que puedo...... JAMAS VISITARE NINGÚN LUGAR QUE DE APOYO A ESTE "COMO SE LE QUIERA LLAMAR" O QUE TENGA EXPUESTAS OBRAS SUYAS.... NI COMPRARE REVISTAS QUE HABLEN DE EL O QUE HAGAN REFERENCIA A SUS OBRAS.
    Así que Señores dela MADC sintiéndolo mucho..... si que a la gente le importa lo que pasa en el mundo, a una mariposa y a un perro. Y nada de lo que digan justifica que apoyen la obra de este..... aunque sean otras obras. El mundo no necesita más "personajes de esta índole" y menos que a eso les llamen artistas. Una pregunta....... hay hambre en el mundo, verdad? Que se va hacer.... dejar de morir de hambre y sed a una persona en la puerta de... donde sea, para que la gente tomemos conciencia??? Pueden contestar a ello....? Hagan un favor al mundo, al futuro de sus hijos.... eso no es arte y si importa todo lo que haga o sea un artista, por que es lo que nos deja, lo que queda y no debería quedar nada de gente así. Su granito de arena por un mundo mejor sería negar las obras de ese " ejemplar ". De lo contrario señores....... se le conocerá como los defensores de la injusticia, intolerancia hacia los animales, la tortura, cualquier cosas vale si da dinero. Por que a fin de cuantas es eso, verdad señores? ANIMO A TODAS LAS PERSONAS AMANTES DE LA VIDA , LA NATURALEZA Y LOS ANIMALES que, si bien, no podemos hacer nada para que este “personaje” sea vetado, más que con denuncias y firmas, y por lo visto esto no le afecta a los que tienen el poder....... veteémoslos a ellos. No visitemos esas galerías, no compremos sus revistas, ni hagamos nada que puede beneficiar a “ese personaje” o a los que no le juzgan o le apoyan.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  6. Es cierto, La Bienal no juzgó al artista por esa obra en específico, sino por otras donde aparentemente mostró una capacidad artística, pero también deben ver el hecho de que así como muchos no hicieron nada por el animal, el mismo autor más que no hacer nada, hizo algo peor... le dio mas sufrimiento a un ser vivo, un animal es libre, nació libre y debe seguir así, el atarlo lo único que hizo fue hacer mas dolorosa su ya penosa agonía, y un ser humano equilibrado, debe comprender que el hacer una obra polémica está bien porque así puede hacer reaccionar a muchas personas, pero sin dañar a nadie. ¿Sería igual si el artista fuera un sanguinario y con la sangre de sus victimas hace un boceto en una pared para mostrar a todos la crueldad y la injusticia de la sociedad, también lo dejarían competir porque esa obra en particular no fue la que se tomó en cuenta para su selección? Porque ahi estaríamos en la pregunta: un criminal o una alguien que usa a animales indefensos (diciendo que ambos son personas diferentes) para expresar su rencor contra la sociedad deben ser dignos representantes de nuestro arte moderno... y cualquier cosa que hagan esta bien... porque es arte... ahi estamos dejando la puerta abierta a muchas personas que pueden tener ética pero que no tienen corazon.
    Pienso que la bienal no solo debe contemplar obras al momento de juzgar, sino pruebas psicológicas, porque insisto si un asesino es el mejor artista del mundo, pero mata gente y le gusta hacerlo... lo van a invitar y premiar??? Un artista lo es en todo el sentido de la palabra, en su sentir, en su vivir, en su pensar, y en su actuar y si uno de esos aspectos no es concordante con su vena artística entonces no vale la pena llamarlo ARTISTA

    ResponderEliminar

Los comentarios están moderados. En absoluto esto es una medida de censura. Todos los comentarios serán publicados excepto aquellos que contengan graves insultos, amenazas o que por su redacción sean incomprensibles.
Comentarios incomprensibles como esto "aii x diios! no pueden ser tan crueles! xq hacen esoo ?¿? aasoo piensan que es divertido?"

NO serán publicados.