25 noviembre 2007

Index Bolivia

Prefecto anuncia férrea defensa del carnaval de Oruro
Carnaval, réquiem para los quirquinchos
Carta al Consejo Municipal Santa Cruz de la Sierra
The Association for the advocacy animals ADDA-Bolivia complaint to the World
Denuncia de la Asociación Animalista Libera
Anteproyecto de Ley de defensa de los derechos de los animales
Ley de protección de animales ¡Urgente!
Mucho más terror
La "Machada" de los Ponchos Rojos (Vídeo -muy fuerte -)
To the President of Bolivia, Mr. Juan Evo Morales Ayma
Presidente da Bolívia, Exmo. Senhor D. Juan Evo Morales Ayma
Empresarios claman por acuerdos para evitar otros actos de salvajismo.
Carta para enviar a tus amigos
Estos descerebrados dicen ser un Comité "Cívico"
Los 'Poncho Rojos' degollan a dos perros

Petition OnLine
Petição em linha

4 comentarios:

  1. Bueno, no estoy por nada de parte de la violencia contra los animales, pero creo que hay que tener cuidado con la manera en que tratamos a la gente al juzgarlos por las cosas que han hecho. Los Ponchos Rojos representan una gente que ha sido esclavizada. Se ha usado mucha violencia, mucho racismo y prejuicio para oprimir a las gentes indígenas de Bolivia.
    Tenemos que darnos cuenta del carácter cíclico de la violencia y la opresión. Para echar chispa al movimiento de compasión es imprescindible que encarnemos nosotr@s mism@s esa misma compasión.
    No se puede decir que "Mi compasión aquí se acaba... puedo sentir compasión por un animal, pero no por un humano cuya gente ha sufrido por cientos de años o que ha cometido un error muy grave".
    Esa no es verdadera compasión.
    Compañer@s en todos los movimientos de justicia y liberación, no podemos permitirnos el lujo de no tomar la compasión en serio. Dirijo estos comentarios tanto a l@s que luchamos para l@s animales, como a l@s que luchan por su propia libertad.
    La lucha nos une... no dejemos que nos sigan separando, no nos separemos nosotr@s mism@s, porque en eso consiste nuestra derrota, tu derrota y la mía.
    Démonos cuenta que somos solo una especie entre miles de millones; que en el universo, nuestro planeta (nuestro hogar) es más pequeño que un grano de arena, y todos nuestros hechos y deshechos toman el espacio de menos de un minuto en la historia temporal del cosmos.
    No tenemos el lujo de la arrogancia.

    ResponderEliminar
  2. voy a entrar en frases filosofales. Nadie, absolutamente nadie, ni en el nombre del arte, ni para amenazar a adversarios de lo que les puede pasar puede utilizar la violencia con otro ser vivo de forma gratuita. Yo podría entender que se sacrificara un perro para comer porque no hubiera otra comida, pero degollar dos perros delante de las cámaras de TV hacer llegar un mensaje, sólo tiene un nombre que prefiero omitir.
    Los pueblos oprimidos no avanzan ejerciendo más violencia. La evolución de los pueblos oprimidos la pauta la educación, la cultura, los buenos modales, JAMAS el seguir con las normas ancestrales. Si los ponchos rojos quieren evolucionar, tendrán que dejar de pegar a sus mujeres y hacer daño a los animales, de lo contrario están condenados a seguir siempre siendo lo que son.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, gracias por responder mi comentario.

    Yo no estoy diciendo y no creo que se justifica la violencia de ninguna forma ni a cualquier ser viviente, ni siquiera a la tierra.
    Si eso no se ha entendido en lo que escribo, entonces lo he malescrito o se ha malentendido.

    Quiero indicar que el ciclo de violencia es exáctamente eso - un ciclo. Estas gentes han sido ESCLAVIZADAS Y MATADAS y maltratadas en muchas diferentes maneras, pero es el mismo tratamiento y la misma actitúd que oprime a los animales, a las mujeres, y CUALQUIER otro grupo marginado. Ellos mismos han experimentado el mismo tipo de opresión.
    Digo con mucha compasión que todo es parte de lo que se forma todo. No podemos ser partidari@s de la liberación animal sin serlo también de la liberación de los pueblos indígenas. Y digo muy firmemente, pero con mucho amor, que la actitúd de que los indígenas dejen sus costumbres y culturas es un retrogreso a la misma actitúd que los esclavizó y maltrató en primer lugar hace 500 años. La gente originaria no son unos retrasados primitivos. Tienen un punto de vista y costumbres no europeas. Puedes respetar eso?
    Yo no conozco suficiente de los Ponchos Rojos para saber si pegan a sus mujeres o no. Pero sé que todos los hombres en todo el mundo necesitan respetar a la mujer. Es un problema mundial y el abuso de las mujeres y de los animales y de la tierra se ve hasta en los países supuestamente más civilizados, cultos, desarrollados, o lo que sea. Por ejemplo, acá en los Estados Unidos, creo que tenemos la peor filosofía acerca de la consumación de animales para la comida. Los vemos como si fueran mera propiedad, sin nada de dignidad ni sentimiento. Así es como tratamos a los animales y a la naturaleza. Como si fueran cosas en vez de vida.

    Lo que quiero decir más que todo es que la violencia a los animales se vincula a la violencia a cualquier otro grupo marginado y oprimido, sean pueblos originarios, sean los tibetanos, sean la gente en Darfur, las mujeres, los homosexuales... tod@s somos herman@s, y hay que respetar a todos. Y respetar significa no hablar así de la gente indígena, exigiendo que dejen sus formas de vivir que les han servido por miles de años.

    Al no respetar a la gente originaria, estás construyendo una pared, o excavando un abismo, en vez de crear solidaridad. Estamos todos juntos en el mundo. La globalización ha hecho que estemos aún más cerca, nos guste o no. Tenemos que actuar responsablemente y conscientemente en cualquier nivel de la vida.

    No entiendo cómo se puede tener compasión por los animales pero no por la gente indígena. Tampoco entiendo cuando se respeta y protege a la gente pero no a las otras formas de vida del planeta.

    Si se encuentra este libro en español, debes leerlo: "Animal Rights, Human Wrongs". Explica mejor que yo la situación.

    Debe haber otra manera.

    ResponderEliminar
  4. Estimada amiga, como decimos los españoles "no se pueden mezclar churras con merinas". Los derechos de los indígenas y lo que hayan podido hacer con ellos NADA tiene que ver con que degüellen a dos perros. Es como si quieres mezclar agua con aceite.
    ABSOLUTAMENTE nada justifica el maltrato a un animal, supuestamente por un ser superior como es el hombre, a menos que quieras ponerme a los ponchos rojos a la misma altura de los perros.
    En el siglo XXI hablarme de hace 500 años me parece ridículo. Lo que importa es HOY, ayer ya pasó y no puede vivir en lka memora revanchista por lo que ocurrió hace 500 años.
    No puedo entender que se movilicen 2.500.000 firmas porque Vargas dejó morir a un perro y no se consiga lo mismo para los dos asesinos de los perros, ponchos rojos, que los degollaron.
    Si tu emprendes un campaña en favor de los ponchos rojos para conseguir lo que tu quieras, tendrás todo mi apoyo, con la condición de que no sigan pegando a su mujeres ni degollando más perros.
    Soy defensor de los derechos humanos y de los animales, pero no puedo admitir que de degüellen dos perros como aviso de amenaza porque ellos fueron, digamos maltratados. De la revancha y la venganza JAMAS ha salido nada bueno, y a los hechos me remito

    ResponderEliminar