29 diciembre 2007

Perros y cocodrilos

Maltratar a un animal sale barato. No extraña la mofa que el condenado a pagar 240 euros, por lanzar por el hueco de la escalera y luego tratar de rematar una perrita de sólo tres meses lanzándola contra un coche, hace a las cámaras de los fotógrafos. Pero ese gesto le delata. La indiferencia con que el condenado, por dos faltas de maltrato, parece recibir la condena –ínfima– por un acto brutal, revela una carencia de sensibilidad preocupante. También en el autor de la sentencia. La seguridad jurídica, entre otros elementos, se basa en el valor ejemplarizante del castigo y en la facultad de rehabilitar al condenado. En este caso, por lo que se advierte, el maltrato al animal ha recibido una consideración marginal.

La reforma del Código Penal en el 2004, precedida por una intensa campaña de recogida de firmas, alentada por una sociedad alarmada por los execrables sucesos de la perrera de Reus, culminó en la tipificación del delito y de la falta de maltrato animal. La diferencia entre ambos estriba en la gravedad de los hechos imputables, pero el bien protegido por el Derecho en los dos supuestos ya no es, como en la antigua versión del Código Penal, la ofensa de los sentimientos de quien presencia el maltrato, sino la propia dignidad del animal maltratado, como ser sensible que es. Esta consideración no parece quedar clara en la sentencia y se refleja en el alborozo del condenado.

La Unión Europea está aún festejando la firma del Tratado de Lisboa. Algunos artículos han desaparecido de la primera redacción de la llamada Constitución Europea y otros se han rectificado en esta nueva versión de la Carta Magna. Con satisfacción cabe decir que el Bienestar Animal ha permanecido en el Tratado de Lisboa, con el refuerzo de incluir ahora (art. 6ter) que “la política de la Unión en el marco de la Agricultura, Ganadería, Pesca, Transporte e Investigación, Desarrollo tecnológico y cuidado del medioambiente obliga a los Estados miembros a respetar las exigencias del bienestar de los animales como seres sensibles…”. Dentro de esa misma lógica, la Comisión Europea ha trazado una nueva “Estrategia de Salud Animal” (2007-2013), bajo el lema “más vale prevenir que curar”, en la que plantea nuevos desafíos ante la amenaza de riesgos muy graves, como ha supuesto la aparición de enfermedades aún desconocidas hace una década (fiebre aftosa, fiebre catarral ovina, gripe aviar...). Existe una relación de estrecha dependencia entre la salud de los animales y su bienestar y entre éste y la salud pública y alimentaria, que las importaciones de animales salvajes, por ejemplo, pone en cuestión.

Está claro que el desarrollo científico y tecnológico, la agilidad de los transportes, los nuevos riesgos de seguridad, exigen un cuadro institucional y jurídico coherente, que incluya un marco de salud y protección animal moderno y adecuado. Por ello, causa cierto estupor que un viejo espectáculo de circo con fieras trate de eludir la normativa municipal, que prohíbe la exhibición de animales en condiciones en los que puedan estar sometidos a estrés, a padecimientos y a vivir dentro de un medio para el que no han nacido. ¿Qué hace un cocodrilo dentro de un acuario? ¿Qué le lleva a abrir las fauces y a dejar que la cabeza del domador se introduzca en ellas? ¿Le piden por favor que lo haga, o le obligan y le adiestran para ello? ¿Vamos a llevar a nuestros hijos estas próximas vacaciones a un espectáculo como ése, que degrada al animal y ofende la percepción de cualquier ser civilizado?



Teresa Giménez-Candela. Catedrática de Derecho Romano en la Escola de Prevenció i Seguretat Integral (EPSI). Universitat Autònoma de Barcelona

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios están moderados. En absoluto esto es una medida de censura. Todos los comentarios serán publicados excepto aquellos que contengan graves insultos, amenazas o que por su redacción sean incomprensibles.
Comentarios incomprensibles como esto "aii x diios! no pueden ser tan crueles! xq hacen esoo ?¿? aasoo piensan que es divertido?"

NO serán publicados.