13 diciembre 2007

Respuesta a "Protectores de felinos"

A veces asombra observar como a un ser humano le pueda perturbar que "algunas" personas se ocupen también de los animales. Le digo también porque puede usted tener la seguridad de que las personas que tratan bien a los animales lo harán de la misma forma con sus semejantes, no obstante, quien es capaz de tratar mal a un animal, en alguna ocasión lo hará con una persona.

Los protectores de animales no podemos convertir el mundo en un paraíso donde no haya maltratadores, ni de animales ni de personas, personas sin escrúpulos que los abandonan y en consecuencia se reproducen de forma descontrolada, pero ponemos nuestro granito de arena para aliviar tanto sufrimiento. Mi pregunta es: ¿Qué hace usted por las personas o por los animales ?.

No es normal que se pueden llegar a concentrar cientos de felinos si no es por una desidia municipal y un descontrol generalizado de quienes debieran ocuparse de estos casos. Si se hubiera actuado al principio no se hubiera llegado a esta super población.
En lugar de emprenderla usted contra los proteccionistas "fundamentalistas" hágalo contra los ineptos gobernantes de que hace gala tener en Rosario. Dígales que se asomen un poco a otros países para aprender algo en materia de animales domésticos y urbanos.
La ineptitud de estos gobernantes hace que los protectores seamos "acérrimos" a la hora de defenderlos. La desidia, inoperancia, ignorancia de quienes son incapaces de tener unas Leyes propias del siglo XXI en materia de los derechos de los animales, censo de los mismos, conocer quienes son sus propietarios y en consecuencia tener controlada la natalidad, no tienen porque pagarla cruelmente los animales irracionales. (aunque a veces me pregunto quién es verdaderamente el irracional).

Que el jefe comunal, el intendente Miguel Lifschitz, se quede atónito cuando le preguntaron ¿qué hacemos con los gatitos?, me parece "ridículo". Este señor, o sus asesores, deberían conocer sobradamente este problema y haberlo resulto mucho antes. Esto, señor mío, no es más que la confirmación de mis argumentos: desidia, inoperancia e ignorancia del señor Lifschitz. Claro que a usted le resulta más rentable "dorarle la píldora" al intendente que a los proteccionistas. Seguramente debe ir en ello su empleo y sueldo.

Los chicos de la calle merecen todo el respaldo de la municipalidad y de todo el mundo. Es más, no entiendo como pueden tener niños en la calle, a buen seguro que en Rosario se podría solucionar quitando partidas presupuestarias, digamos innecesarias, para dedicarlas a los niños de la calle, pero pretender mezclar una cosa con otra es propio de las personas que se excusan por no hacer nada ni por los niños ni por los animales, y se quedan tan anchos.

Los niños tienen organizaciones como UNICEF, Médicos sin fronteras, Apadrina un niño, Farmacéuticos sin fronteras, lo que quiera usted sin fronteras. Aún así, harían falta un millón más mientras existan gobernantes de países que sean incapaces de ofrecer a sus ciudadanos una sanidad justa, trabajo y una vivienda. Pero muchos de ellos mantienen grandes fortunas en cuentas bancarias fuera de su país. ¿Porqué le molesta a usted que unas personas, pocas organizaciones y con pocos recursos, se preocupen para que unos pobres animales por lo menos no sufran?

Para despedirme, unas palabras de Gandhi: " Un país, una civilización, se pueden juzgar por la forma en que tratan a sus animales". Evidentemente fueron las palabras de una persona mucho más inteligente que usted, y que yo.

Atentamente,
Jaime Sancho

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios están moderados. En absoluto esto es una medida de censura. Todos los comentarios serán publicados excepto aquellos que contengan graves insultos, amenazas o que por su redacción sean incomprensibles.
Comentarios incomprensibles como esto "aii x diios! no pueden ser tan crueles! xq hacen esoo ?¿? aasoo piensan que es divertido?"

NO serán publicados.