17 diciembre 2007

Un teléfono recoge denuncias de malos tratos a los animales

La mayoría de las personas que presencian o conocen algún maltrato no se atreven a denunciar, ahora pueden hacerlo
C.MARTÍNEZ/CUENCA
Una asociación protectora de animales ha habilitado un teléfono que recoge las denuncias sobre perros y animales maltratados o abandonados.

La responsable de este teléfono es Pepa Sánchez, vocal de denuncias de la Asociación Protectora de Animales y Plantas ‘El Arca de Noé’ de Albacete y también miembro perteneciente a la Asociación ‘Arcoairis’ de Cuenca, la cual firmó recientemente un convenio con la Diputación Provincial de Cuenca para que ésta se haga cargo de pagar los microchips de los perros que rescatan de la perrera.

Pepa Sánchez explica el procedimiento que se sigue cuando alguien llama y da la voz de alarma sobre la situación que padece un animal, inmediatamente se avisa al Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil), cuyos agentes se personan en el lugar de los hechos para comprobar que realmente hay un animal maltratado, entonces ellos ponen la correspondiente denuncia. Comprueban que los perros llevan el microchip obligatorio, si tienen las cartillas de vacunación en vigencia y si hace falta, el animal le es requisado al propietario. En caso contrario se le conmina a que tenga toda la documentación en regla, que le proporcione comida, agua y cobijo.



pruebas.«Cuando se hace una llamada al teléfono de denuncias es necesario aportar cuantos más datos y pruebas mejor, y si se puede, facilitar una fotografía», dice Pepa y añade que «hacemos denuncias a nivel nacional, es decir que si en Sevilla aparece un perro maltratado desde muchas protectoras de otras provincias se pone la misma denuncia, para ser más y tener más fuerza y presión», explica.

Pepa es la primera persona que en la provincia de Albacete se decidió a denunciar un caso de maltrato que llegó a juicio, algo inusual pero que poco a poco se va haciendo porque la gente se van concienciando de que ningún animal o planta se merece la tortura.

Desde que a principios de 2007 habilitara su propio teléfono móvil como receptor de denuncias, ha recibido unas treinta la mayoría de la provincia de Albacete y muy pocas de Cuenca, tan solo unas tres. «Sólo son el 0,1 por ciento de los casos de malos tratos que se dan», lamenta e incide en la necesidad de concienciar a la gente para que no llegue al extremo de pegar o dar mala vida a sus mascotas y para que si conoce algún caso lo ponga en conocimiento de las autoridades.

Quizás las razones de las pocas denuncias sean debidas al desconocimiento de que existen recursos como este teléfono y que concretamente en la provincia de Cuenca no exista ninguna clínica como en Albacete en donde también se puede dejar la denuncia. «Recibimos llamadas de otras zonas de Castilla-La Mancha en las que ni siquiera hay protectora de animales y las personas que llaman no saben qué hacer ni a quién recurrir».

De vez en cuando en internet se dan a conocer casos espeluznantes, la mayoría de las veces cuando ya no tienen solución, «a veces nos topamos con fotos de perros maltratados o abandonados en las carreteras».

Aunque Pepa Sánchez no trata directamente con los propietarios de los perros maltratados, sabe que cuando el Seprona les advierte sobre su mala conducta reaccionan con «mala leche». «A muchos les dan rabietas y dicen que el animal está bien porque ha estado así toda su vida. Esto contesta mucha gente que no ha visto otra cosa en su vida y que creen que es lo ‘normal’».



seprona.La vocal de denuncias alaba la labor que realizan los agentes del Seprona, «no tengo contacto personal con los de Cuenca pero en Albacete son uña y carne con la protectora, incluso nos hacen saber de otros casos de maltrato que a nosotros a lo mejor se nos escapan. Son estupendos, pero la lástima es que son muy pocos y no tienen medios», señala. Esa falta de medios se pone de manifiesto cuando no disponen del aparato para comprobar si el perro porta el microchip obligatorio, «tampoco tienen para rescatar un perro, ni jaulas, ni sitio para dejarlo, ni siquiera tienen guantes para tocarlos, es una lástima», se lamenta.

La mayoría de las llamadas que recibe Pepa son sobre perros, pero no son los únicos animales maltratados. Hace poco recibió la queja de una asociación de criadores de palomas sobre el anuncio televisivo de una aseguradora muy importante en el que observaron que las palomas que aparecen han sido mutiladas en sus plumas remeras, con lo cual no pueden volar hasta dentro de un año. «Este caso seguramente lo tendré que poner en manos de Amnistía Animal que no tiene albergues ni recoge animales pero trabaja en el terreno de la legislación».

La encargada de recibir este tipo de llamadas poniendo de manifiesto malos tratos dirigidos contra los animales, hizo un llamamiento para que la gente denuncie, «tiene que implicarse porque en este país no estamos acostumbrados a denunciar estos casos, no pasa nada por dar a conocer estas situaciones, es mejor denunciar que quedarse con la duda aunque el maltratador sea un vecino y te retire el saludo».

Los malos tratos a los animales no se quedan en la forma de tratarlos de los dueños, sino que hay desaprensivos que molestos por los ladridos de los perros, sus deposiciones o la presencia de gatos deposita veneno en sus zonas de paso para eliminarlos camuflándolo con comida o dejando directamente unas pastillas que parecen golosinas, con el peligro que representan si las coge un niño y se las traga.

En Cuenca esta situación se da de vez en cuando en parques públicos, según pudo constatar este periódico hablando con veterinarios de la capital. En estas ocasiones los dueños no suelen denunciar ya que es muy difícil encontrar al culpable de envenenar a su mascota. Se han dado casos de perros que han paseado una noche por un parque y al día siguiente se han puesto enfermos y han acabado muriendo. Al hacerles la autopsia se ha descubierto que fueron envenenados.

El envenenamiento es un método que también se utiliza para deshacerse de las palomas y de los gatos, tal y como denunciaba en su día la Asociación Protectora de Animales ‘La Bienvenida’ de Ciudad Real, lugar donde fueron eliminados todos los gatos del cementerio municipal, según su presidenta Carmen Álvarez.



delito.Pepa Sánchez advirtió que es un delito maltratar a un animal y viene recogido en el artículo 337 del Código Penal y que cada Comunidad Autónoma tiene su propia normativa a este respecto. Las penas puede llegar a los dos años de cárcel y una multa de un millón de euros.

En este punto, Pepa Sánchez relata el caso estremecedor de un pastor de ovejas que mató a un perro de un año de edad y unos cuatro kilos propiedad de un vecino y delante de los clientes de un bar. El dueño lo denunció y tuvo que ser indemnizado por el pastor, quien además tuvo que pagar las costas del juicio de unos 900 euros, también le echaron de condena un año de cárcel, a la que finalmente no fue, y permanecer un año y medio alejado de cualquier animal por lo que durante ese periodo no ha podido trabajar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios están moderados. En absoluto esto es una medida de censura. Todos los comentarios serán publicados excepto aquellos que contengan graves insultos, amenazas o que por su redacción sean incomprensibles.
Comentarios incomprensibles como esto "aii x diios! no pueden ser tan crueles! xq hacen esoo ?¿? aasoo piensan que es divertido?"

NO serán publicados.