28 enero 2008

Lucha de vecina en Lanús por los discapacitados



La vecina lanusense Estela Guarascio, sufre una discapacidad locomotora severa y se dedica a luchar por sus derechos y los de aquellos que se encuentran en su misma situación, a pesar de que reconoce que “las leyes no se cumplen en la Argentina, y mucho menos las que protegen al discapacitado”.
En tanto, Estela ha tenido diferencias con empresas privadas de servicios y entes municipales, pero no baja los brazos.
En ese sentido, denunció maltratos sufridos en distintas dependencias y acusa a las asociaciones de discapacidad de “esclavistas” por que “lucran con el discapacitado y reciben mucho dinero pero no para los que lo necesitan; sólo nos usan de pantalla”.
Estela precisa de un aparato llamado Bipap que le permite la posibilidad de respirar y, sin él, no puede dormir “soy, según dicen los de la empresa de electricidad, electrodependiente pero cuando se corta la luz y llamo para reclamar, me mandan a un centro hospitalario.

“Sin disponibilidad”

La última vez, la persona que me atendió me dijo que eso no era un hospital. Según el ENRE, me tienen que traer un grupo electrógeno y, cuando llamo para avisar me dicen que no tienen disponibilidad”. Para comunicarse con ella, llamar al 4230-5305 o 155-349-4326.
Permanentes abusos
Según afirmó Estela, “somos blanco de permanentes abusos. Luchamos por una “Vida independiente para el discapacitado”, queremos vivir como una persona normal, queremos decidir y no que decidan por nosotros”.
“Ahora estamos peleando por un remís adaptado y accesible -indicó-, porque nosotros pagamos una fortuna por viaje, como si pagáramos derecho de piso. Los remiseros nos ven y creen que es una salida monetaria, ¿por qué es que la gente se abusa así?. No tenemos derecho de salir, estamos encerrados”. Por caso, relató un episodio: “Fui a ver a Luis Alberto Spinetta en un bar de San Telmo, donde no me cobraron la entrada pero el remís me cobró 50 pesos. Es decir que te dan posibilidades por un lado pero por otro, te revientan la cabeza”.
La mujer manifestó: “A mí la discriminación no me importa, porque el que me discrimina no es nada. Lo que me preocupa y me molesta son los abusos”.

Asilos de ancianos

“A la gente discapacitada la meten en asilos de ancianos porque no hay instituciones especiales, y allí se mueren. Por cada persona, cobran tres mil pesos por parte del Estado y puedo asegurar que están en muy malas condiciones”, explicitó.
Entonces, lo que Estela solicita es que “en lugar de pagar a las instituciones para que nos internen, necesitaríamos que nos den el subsidio a nosotros. A mi asistente social yo le dije que no quiero ir a un asilo, quiero hacer cosas, quiero estudiar. También quiero trabajar aunque en estas condiciones nadie te da trabajo. Quisiera hacer algo por internet, para algo me formé y adquirí conocimientos”. Estela estudió Diseño Gráfico, es Técnica en Computación y también hizo la carrera de Psicología Social aunque señaló “para qué quiero el diploma si no me van a tomar en ningún lado”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios están moderados. En absoluto esto es una medida de censura. Todos los comentarios serán publicados excepto aquellos que contengan graves insultos, amenazas o que por su redacción sean incomprensibles.
Comentarios incomprensibles como esto "aii x diios! no pueden ser tan crueles! xq hacen esoo ?¿? aasoo piensan que es divertido?"

NO serán publicados.