06 junio 2008

Aniversario de la matanza de Tiananmen



Se cumplen 19 años de la matanza de Tiananmen, donde el gobierno chino mandó al ejército a detener las protestas de estudiantes que se oponían al régimen comunista


CIUDAD DE MÉXICO, México, jun. 4, 2008.- Este 4 de junio se han cumplido 19 años de la represión por parte del Ejército Popular de Liberación a las manifestaciones estudiantiles que empezaron en China el 15 de abril de 1989. Los manifestantes provenían de diferentes grupos, desde intelectuales que creían que el gobierno del Partido Comunista Chino era demasiado represivo y corrupto, hasta trabajadores de la ciudad que pensaban que las reformas económicas de aquel entonces habían ido demasiado lejos.

El 20 de mayo el Gobierno declaró la ley marcial y en la noche del 3 de junio envió los tanques y la infantería del ejército a la plaza de Tiananmen para disolver la protesta. Las estimaciones de las muertes civiles varían. Según la CIA la cifra va de los 400 hasta los 2600, mientras que el número de heridos se estima entre 7.000 y 10.000.

Tras la violencia, el Gobierno emprendió un gran número de arrestos para suprimir a los instigadores del movimiento, expulsó a la prensa extranjera y controló estrictamente la cobertura de los acontecimientos en la prensa china.

La cruel represión de la protesta de la plaza de Tiananmen causó la condena internacional de la actuación del gobierno de la República Popular China.

La matanza de Tiananmen —como le llama la disidencia china— no hubiera tenido este impacto mundial sin la imagen más simbólica de este suceso. La de aquel joven que se plantó frente a los tanques militares para detener su recorrido en la plaza. Sin embargo, desde aquel 4 de junio de 1989 cientos de periodistas han intentado sin éxito alguno descubrir la identidad y paradero de aquel joven estudiante chino.

Si el rumbo de la historia hubiera sido diferente quizá él mismo se hubiera dado a conocer, pero los más de 700 muertos y las represiones a las que se ha visto sometido el pueblo chino hicieron que ocultara su identidad y que el único dato que tengamos de él sea esas imágenes captadas por TVE en plena avenida Xichang'an de Beijing.

Nadie sabe lo que aquel osado estudiante le dijo al conductor del tanque cuando logró escalar hasta él, ni tampoco dónde se fue tras lograr detener a esa infinita fila de tanques. Pero según datos del Centro de Información de los Derechos Humanos y el Movimiento Democrático Chino, el joven nunca fue arrestado. En un primer momento fue identificado como Wang Weiling, pero los documentos presentados por diversos periodistas resultaron no ser auténticos.

Este hecho ocurrió a lo largo del mandato del presidente Jiang Zemin quien mostró su descontento porque los periodistas extranjeros ofrecieran al Gobierno un nombre falso. A partir de ahí, las autoridades chinas hicieron todo lo posible para encontrarlo. No obstante, tras revisar las listas de muertos y prisioneros, abandonaron la búsqueda. Algunas voces aseguran que forma parte de un grupo de disidentes que se encuentra actualmente en Hong Kong, pero esta información nunca ha sido corroborada.

Supervivientes de la revuelta añaden que el joven sólo pasaba por allí, otros admiten que fue uno de los cientos de estudiantes que apoyaban el movimiento pro-democrático en China y que ocuparon la plaza de Tiananmen durante siete semanas. Lo cierto es que hasta hoy, su identidad sigue siendo un misterio.

Lo más curioso de la historia del Tank man es que a pesar de la relevancia mediática que ha tenido en occidente, convirtiéndose en todo un héroe revolucionario, en China es un completo desconocido.

La censura informativa del gobierno comunista chino borró por completo su imagen, logrando sólo cientos de personas sepan de su hazaña. Un ejemplo de ello es que hace apenas unos años, un profesor occidental de la Universidad de Beijing le mostró a sus alumnos durante una clase de historia, la imagen del joven frente de los tanques. Ninguno de ellos reconoció el lugar ni al joven, ni mucho menos el contexto de la fotografía. Para gran parte de la población china aquel 4 de junio no existió jamás y, por supuesto, tampoco aquel estudiante.

Es cierto, sólo los extranjeros tienen un pleno conocimiento de lo acontecido en esa plaza. El problema es que para aquellas personas que viven en China, teclear tiananamen tank student en Google o cualquier otro buscador puede ocasionar que internet deje de funcionar durante varios minutos y, por supuesto, que no puedas acceder a la información. También los videos e imágenes de Youtube relacionadas con la revuelta están censuradas. Sólo algunos avispados en eso de las computadoras, pueden modificar las claves de acceso y poder ver las imágenes. Para el resto, esas imágenes como el propio Rebelde Desconocido, no existen.

Lo mejor sería que sea el mismo joven estudiante, con 19 años de edad más, el que vuelva a mostrar el mismo valor pero ahora para aparecer públicamente y cuente la otra parte de esta historia.

Con la colaboración especial de Virginia Casado, Corresponsal en China

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios están moderados. En absoluto esto es una medida de censura. Todos los comentarios serán publicados excepto aquellos que contengan graves insultos, amenazas o que por su redacción sean incomprensibles.
Comentarios incomprensibles como esto "aii x diios! no pueden ser tan crueles! xq hacen esoo ?¿? aasoo piensan que es divertido?"

NO serán publicados.