20 junio 2008

Manifestación contra la tradición de la tortura.



El sufrimiento animal se enmascara de tradición con los toros embolados (toros de fuego), ensogados, la suelta de vaquillas y otras 'fiestas populares', que se presentan a la opinión pública como elementos identitarios y culturales de los pueblos y de los territorios.
El toro es una de las víctimas de estas 'fiestas populares'. Ensogado, embolado o suelto sufre una angustia difícil de imaginar.
Los correbous son 'fiestas' que consisten en acosar a un animal, que corre despavorido luchando por liberarse de una cuerda que le arrastra o de unas llamas que le queman. En medio de una multitud que se divierte, hay un animal desorientado, que no entiende qué está pasando. Presa del pánico, extenuado y herido es obligado a correr sin descanso. Aquellos que no mueren son devueltos a sus corrales, de donde saldrán para ser utilizados en otra fiesta, como si de cosas se tratara.
Los toros empleados en los correbous experimentan, como el resto de animales, dolor físico y sufrimiento emocional intenso. Los correbous no son cultura, ningún espectáculo basado en el sufrimiento de un animal lo es.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios están moderados. En absoluto esto es una medida de censura. Todos los comentarios serán publicados excepto aquellos que contengan graves insultos, amenazas o que por su redacción sean incomprensibles.
Comentarios incomprensibles como esto "aii x diios! no pueden ser tan crueles! xq hacen esoo ?¿? aasoo piensan que es divertido?"

NO serán publicados.