12 septiembre 2008

Caso Vargas: Policías y dueño taller exculpados en la muerte de Candas



Al ínclito maltratador de animales Guillermo Vargas se le ha estado llenando la boca diciendo que su obra, la de perseguir, capturar y maltratar a un perro en la ciudad de Managua para atarlo a la pared de la galería de arte Códice, era un homenaje a Candas, el delincuente que entró en una propiedad privada y fue devorado por los perros guardianes. Nadie quiere que un ser humano tenga que morir de esta forma, pero tampoco queremos que se utilicen estos hechos maltratando animales para homenajear a personas.

El dueño de los talleres y los policías han sido exculpados. Me imagino que Vargas acatará la decisión judicial y dejará de decir memeces, aunque sólo sea en esta ocasión. El juicio que nunca se celebró fue el de Vargas, aunque moralmente ya ha sido juzgado por más de 4 MILLONES DE PERSONAS.

"La juez Accón considera, retomando los alegatos de la defensa, que Canda corrió su propio riesgo al entrar sin permiso en una propiedad privada donde legítimamente estaban los perros para cuidar. Por eso la sentencia de absolutoria."

Josué Bravo
CORRESPONSAL / COSTA RICA

El presidente de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Marcos Carmona, manifestó que no se esperaban una sentencia a favor de los acusados por la muerte de Natividad Canda.

“Nosotros esperábamos que la justicia tica castigara a los responsables por la negligencia, por no actuar con eficiencia durante el hecho”, manifestó.

Añadió que “nosotros lamentamos que el Poder Judicial o la Corte Suprema de Costa Rica no hizo prevalecer la justicia, sino que más bien lo que aquí prevaleció fue una posición de impunidad” al dejar en libertad a las “personas que en alguna medida se vieron involucradas en el hecho”, dijo.

Carmona aseguró que espera que esa resolución no “alimente” aún más la xenofobia que existe en Costa Rica contra los miles de nicaragüenses que emigran a ese país en busca de oportunidades laborales.

A su vez, mencionó que en las próximas horas se comunicarán con los familiares de Canda para conocer en detalle los alegatos que sustentan la resolución absolutoria.

De igual manera, manifestó que apoyarán a la familia del nicaragüenses para que apele la resolución y a partir de los resultados de esta apelación presentar el caso ante la Comisión Interamericana de Justicia.

Sin embargo, aclaró que primero se debe agotar el proceso local.
Wendy Álvarez Hidalgo

En una votación dividida 2-1, el Tribunal de Juicio de Cartago, Costa Rica, absolvió de responsabilidades civiles y penales a diez personas que estaban acusadas por la muerte del nicaragüense Natividad Canda, quien fue devorado por dos perros rottwailer, en noviembre del 2005, en un taller de la Lima de Cartago, donde presuntamente ingresó sin permiso.

Horas después de conocida la sentencia en Nicaragua, el presidente de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Marcos Carmona, lamentó la resolución, la que catalogó como “no apegada a derecho” y violatoria de los derechos humanos .

En el juicio se eximió de culpa a los ocho policías que presenciaron el ataque de los perros, así como a Fernando Zúñiga, dueño de los animales y el taller; y a Luis Guillermo Hernández , vigilante privado.

El abogado Luis Fernando Sáenz había solicitado al juez una pena de 12 años de prisión para los policías por homicidio simple, por omisión impropia.

Zúñiga y Hernández también fueron absueltos de pagar una indemnización económica a favor de Juana Francisca Mairena, madre del nicaragüense.

Las jueces Rosibel López y Rosa Accón, votaron a favor de la absolución de responsabilidades civiles y penales de los diez acusados; mientras que la juez Sonia Sandí, razonó su voto y consideró que al menos los policías Erick Sánchez y Asdrúbal Luna deberían ser condenados a tres años de cárcel por el delito de homicidio simple, causa abierta por el Ministerio Público.

Sandí también consideró que los demandados civiles deberían de pagar costas procesales y personales, así como 10 millones de colones (cerca de 20 mil dólares) por daños morales a Mairena, pero su voto no tuvo efecto en la sentencia final por ser minoría.

El tribunal dejó entrever que la absolución de los diez acusados se dio principalmente porque el tribunal acogió supuestos vicios de procedimientos presentados por la defensa contra la querella y la acción civil.

LAS JUSTIFICACIONES

Durante la explicación de la sentencia, la juez Accón repitió lo que ya habían argumentado por separado los abogados defensores de los acusados.

En el caso de los policías acusados, dijo que actuaron de acuerdo con las circunstancias, pues enfrentaban a dos animales peligrosos en un sitio con escasa iluminación y en presencia de terceras personas que intervinieron para salvar a Canda.

Incluso la juez dijo que a los policías se les violó los derechos y garantías al haberlos acusado, porque la querella no individualiza sus responsabilidades de omisión de auxilio y además, según explicó, nadie pudo ubicar (con nombres y apellidos) a los oficiales en el sitio de los hechos, por lo que alegan que no se les comprobó el delito.

Añadió que un disparo del arma de los policías hacia los perros no aseguraba salvar a Canda y tampoco pudo determinarse en qué momento el nicaragüense sufrió los ataques letales que le causaron la muerte.

Las dos jueces también consideraron que no pudo demostrarse que Zúñiga haya impedido el ingreso de la patrulla policías y que Hernández, según se desprende de un vídeo filmado por Canal 7, hizo varias acciones en busca de socorrer a Canda.

La juez Accón considera, retomando los alegatos de la defensa, que Canda corrió su propio riesgo al entrar sin permiso en una propiedad privada donde legítimamente estaban los perros para cuidar. Por eso la sentencia de absolutoria.

Añadió que la nacionalidad de Canda no fue circunstancial para procurar su desenlace, es decir su muerte. Dijo que su identidad se determinó estando en el hospital.

Durante el juicio los testigos del hecho señalaron que al menos dos de los cuatro oficiales que estaban dentro de la patrulla, no hicieron lo suficiente para salvar a un ser humano, pues nunca se bajaron de la patrulla y estaban armados.

Incluso dijeron que Zúñiga ordenó que no mataran a los perros y que Hernández en vez de socorrer al nicaragüense decidió regresar a su caseta desde donde resguardaba el taller y apagó las luces.

También se demostró que Canda era un conocido de la zona y que incluso era yerno del guarda Hernández.

JUEZ SANDÍ SÍ VIO CULPA

Mientras las jueces López y Accón votaron a favor de los procesados, la juez Sandí consideró que sí había acción culposa de todos los oficiales.

Incluso culpó a cuatro de los ocho oficiales que estaban fuera del predio del taller, porque en más de una hora no hicieron nada para ayudar.

Las explicaciones de la juez Sandí en contra de los acusados, causó molestias por parte del público y las jueces que defendían a los procesados.

¿XENOFOBIA?

Durante la lectura de la sentencia, en las afuera de la sala se escucharon aplausos por parte de las personas y policías que llegaron a respaldar a sus compañeros. Incluso, uno de los presentes llevó una camiseta con la imagen de un perro rottwailer.

La juez Sandí insistió en que los policías debieron actuar con rapidez porque para eso fueron llamados, por lo que hubo falta de deberes.

“Aquí había que ser racional y actuar con lo que la policía tenía en ese momento, lo lógico eran que utilizaran las armas y no lo hicieron a pesar de que para la suscrita juez podían hacerlo. Y los cuatro que estaban afuera, y los ochos asumen la misma responsabilidad porque ellos escogieron quedarse afuera pudiendo y debiendo haber ingresado al sitio a accionar esas armar y tratar de rescatar esa vida”, expresó.

Añadió que el Estado tiene responsabilidad por la conducta de los policías .

Hasta en horas de la noche, Sáenz dijo desconocer si la familia de Canda apelaría la sentencia.

Por su parte, el policías Asdrúbal Luna, uno de los acusados, dijo que se siente con la conciencia tranquila y que el fallo les permite seguir ejerciendo su labor con tranquilidad.

Zúñiga, el dueño de los perros, dijo que en su actitud no hubo mala fe y que como empresario este hecho le ha cambiado la vida.

A la lectura de la sentencia no llegaron representantes de la Embajada de Nicaragua y ni la madre de Canda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios están moderados. En absoluto esto es una medida de censura. Todos los comentarios serán publicados excepto aquellos que contengan graves insultos, amenazas o que por su redacción sean incomprensibles.
Comentarios incomprensibles como esto "aii x diios! no pueden ser tan crueles! xq hacen esoo ?¿? aasoo piensan que es divertido?"

NO serán publicados.