08 octubre 2008

El primer coche deportivo eléctrico: cuando la tecnología no está reñida con la ecología



¿Qué tienen en común George Clooney, Matt Damon, Brad Pitt, Arnold Schwarzenegger? Pues que todos - al parecer- están enamorados de Tesla. Es el último supercar eléctrico de las mil maravillas nacido en Silicon Valley. Bajo su capó no late un motor de combustión, sino 6.800 baterías que proporcionan una potencia de 185 caballos. Este deportivo biplaza, ensamblado en Europa en la planta de Lotus, alcanza 200 kilómetros por hora. Y eso que tiene sólo dos marchas. La aceleración es similar a la de un Lamborghini Gallardo: se alcanzan los 100 kilómetros por hora en 3,9 segundos. Prácticamente sin hacer ruido, lo que ha despertado cierto desconcierto en la carretera ya que algunos coches y peatones no se percatan de su presencia. Pese a ser un vehículo eléctrico, su autonomía es notable: se pueden recorrer 365 kilómetros sin tener que repostar. Bueno, en realidad hay que enchufar. Con tres horas y media de recarga, Tesla tiene el depósito lleno (de energía, claro). ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios están moderados. En absoluto esto es una medida de censura. Todos los comentarios serán publicados excepto aquellos que contengan graves insultos, amenazas o que por su redacción sean incomprensibles.
Comentarios incomprensibles como esto "aii x diios! no pueden ser tan crueles! xq hacen esoo ?¿? aasoo piensan que es divertido?"

NO serán publicados.