23 noviembre 2008

"El Guapo" es quemado en Medinaceli delante de Felipe Utrilla, alcalde del municipio



El toro es atado, inmovilizado y quemado

Cae la noche en Medinaceli. El reloj de la iglesia marca las once y media. Los mozos esperan al toro. Tiran de él con una cuerda. “El Guapo” no quiere salir. Tiene miedo. Pero al final, los mozos de forma coordinada lo sacan a la plaza. Lo atan a un poste y sujetándole por ambos lados le fijan un soporte en la cabeza donde portará las bolas de fuego. Prenden cinco hogueras a su alrededor y el terror se apodera de “El Guapo” quien permanece inmóvil, dominado por completo. Encienden las bolas de fuego mientras dos mozos le apalean jaleados por los asistentes. El objetivo es avivar el fuego en la cabeza de “El Guapo” quien se lame el morro presa del pánico, como muestra su mirada.

Además del público en la plaza, las autoridades disfrutan del terrorífico espectáculo desde los balcones de Palacio. Entre ellos Felipe Utrilla, alcalde de Medinaceli.

“La mirada de El Guapo nos lo dice todo. El terror se apodera de él antes ya de entrar en la plaza. El griterío, el fuego en su cabeza, encima de sus ojos, hacen del toro de Medinaceli algo terrible.” Manifestó Nacho Paunero, presidente de El Refugio tras haberlo presenciado in situ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios están moderados. En absoluto esto es una medida de censura. Todos los comentarios serán publicados excepto aquellos que contengan graves insultos, amenazas o que por su redacción sean incomprensibles.
Comentarios incomprensibles como esto "aii x diios! no pueden ser tan crueles! xq hacen esoo ?¿? aasoo piensan que es divertido?"

NO serán publicados.