06 marzo 2009

Condenado en Palma un padre que azotó con una correa a su hija de cuatro años como castigo

QUIEREN IR AL PRIMER MUNDO... pero no abandonan las costumbres del tercero. No cambian !!!

el castigo lo denunció la profesora de la menor que descubrió las lesiones en los glúteos. El hombre no podrá acercarse a la niña a menos de 500 metros durante un periodo de seis meses

La Audiencia de Palma ha condenado a un hombre de origen subsahariano por haber azotado a su hija de cuatro años con una correa. El hombre, de nombre Milud, ha sido declarado culpable de un delito de lesiones en el ámbito familiar. La sentencia le impone una pena de 60 días de trabajos en beneficio de la comunidad y le prohíbe acercarse a su hija a una distancia inferior a 500 metros durante un periodo de seis meses. El acusado fue juzgado el pasado mes de diciembre y el juez dictó esta sentencia condenatoria. Ahora la Audiencia, tras revisar los hechos, confirma el fallo dictado en primera instancia, por lo que la decisión ya es firme.
La sentencia detalla que los hechos se habrían producido en Palma durante el mes de marzo de 2007. Cuenta el juez que el acusado, con ánimo de menoscabar la integridad física de la niña, le propinó varios golpes a la menor con una correa en los glúteos. Esta agresión se produjo en el domicilio familiar. La vivienda está situada en una barriada de Palma.
Como consecuencia de la agresión con la correa la menor sufrió una serie de heridas que, según detalla la sentencia, consistieron en una abrasión en ambos glúteos. Estas lesiones precisaron una primera asistencia médica. La menor tardó cinco días en recuperarse de las lesiones, aunque durante este tiempo no fue necesario su ingreso hospitalario.
Fue la profesora del centro escolar al que asiste la niña la que descubrió la agresión. La educadora se dio cuenta de que la niña presentaba una serie de señales en los glúteos, lesiones que eran compatibles con unos azotes realizados con una correa.
La profesora trasladó a la niña a un centro médico. El facultativo confirmó que las marcas que tenía la menor eran abrasiones, compatibles con una agresión. Así lo hizo constar en el informe médico que redactó y que ha sido utilizado como prueba por el juez para justificar la sanción al agresor.
La sentencia no especifica las causas que originaron que el acusado agarrara el cinturón y propinara una serie de golpes a la niña. Sin embargo, lo que sí señala es que la primera condena que fue impuesta por esta agresión fue correcta y, por tanto, no hay motivos para modificarla.
El recurso fue planteado por el abogado defensor, que intentó desvirtuar la declaración de la profesora, así como rechazar el informe que redactó el médico que atendió a la menor. Además, en el recurso se señala también que la niña tiene una gran capacidad de imaginación, lo que no descartaba que se hubiera inventado la historia de la agresión. Esta capacidad de fabulación de la menor fue ratificada por los padres e incluso por su profesora.
Pero a pesar de que se trate de una niña muy imaginativa los jueces no tienen dudas de que contó la verdad el día que explicó que su padre la había agredido con una correa en el trasero como castigo por una travesura que había protagonizado. Esta declaración de la niña se añade a las palabras de la profesora que confirmó que la niña presentaba lesiones en los glúteos compatibles con una agresión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios están moderados. En absoluto esto es una medida de censura. Todos los comentarios serán publicados excepto aquellos que contengan graves insultos, amenazas o que por su redacción sean incomprensibles.
Comentarios incomprensibles como esto "aii x diios! no pueden ser tan crueles! xq hacen esoo ?¿? aasoo piensan que es divertido?"

NO serán publicados.