26 agosto 2009

La modelo musulmana condenada por beber cerveza será azotada después del Ramadán



Una modelo singapuresa de religión musulmana fue condenada por un tribunal islámico de Malasia a recibir seis azotes con un bastón de ratán por beber cerveza en un bar, según ha informado la prensa malasia.

Kartika Sari Dewi Shukarno, de 32 años, se declaró culpable de haber consumido alcohol durante una fiesta celebrada el año pasado en una discoteca del norte del país, según el diario New Straits Times.

"Creemos que la sentencia es justa (...) espero que haga arrepentirse a la acusada y servir de ejemplo a todos los musulmanes", afirmó el juez Abdul Rahman Yunus, quien también impuso a la modelo una multa de 5.000 ringit.

Shukarno, quien rompió a llorar cuando conoció el fallo, dijo que apelará la condena ante el Tribunal Supremo.

La máxima instancia judicial malasia casi nunca anula los dictámenes de los tribunales religiosos, que aplican la "sharia" o ley coránica a la mayoría de población musulmana del país.

Malasia, Brunei y Singapur todavía aplican a algunos delincuentes el castigo corporal con un látigo de ratán, una herencia de cuando los tres territorios fueron parte del Imperio Británico.

Las autoridades malasias la han liberado pero recibirá los 20 latigazos una vez que termine el mes santo

Las autoridades malasias han puesto en libertad a la modelo musulmana condenada a recibir seis azotes por haber bebido una cerveza, sin embargo, recibirá su castigo una vez que termine el mes santo del Ramadán, según han inforamdo las autoridades del estado de Pahang.

"El castigo no ha sido candelado, se ha retrasado por el Ramadán", aclaró a la agencia Reuters el responsable de Religión, Trabajo Misionero y Unidad del estado, Mohamad Sahfri Abdul Aziz, después de que la mujer, Kartika Sari Dewi Shukarno, fuera excarcelada.

Kartika, de 32 años, la primera mujer condenada a recibir azotes en el país, fue trasladada a su casa desde la prisión en la que se iba a ejecutar el castigo, por lo que en un principio no se sabía si la sentencia había sido retrasada o retirada por el tribunal islámico que la juzgó y las autoridades tampoco habían especificado las razones por las que se había decretado su excarcelación.

La pena ha suscitado múltiples críticas por parte de grupos defensores de los Derechos Humanos, que denuncian la existencia de un sistema legal paralelo para los musulmanes en la multiétnica nación del sureste asiático.

En un primer momento, Kartika, que había aceptado el castigo, se negó a abandonar la furgoneta en la que fue trasladada a su casa si no se le entregaba algún documento en el que se explicara cuál es su estatus legal. "Estoy sorprendida y no sé muy bien qué decir", señaló poco antes de reunirse con su familia.

2 comentarios:

  1. Esta gentuza tienen la cabeza como el hormigon, estan igual que hace 1000 años .

    ResponderEliminar

Los comentarios están moderados. En absoluto esto es una medida de censura. Todos los comentarios serán publicados excepto aquellos que contengan graves insultos, amenazas o que por su redacción sean incomprensibles.
Comentarios incomprensibles como esto "aii x diios! no pueden ser tan crueles! xq hacen esoo ?¿? aasoo piensan que es divertido?"

NO serán publicados.