03 septiembre 2009

Sra. Begoña Sánchez, los caballos también son seres vivos

Es un hecho que las galeras tiradas a caballo forman parte del panorama turístico de Palma. Sus conductores, son personas que se han dedicado a este servicio de generación en generación desde hace más de 50 años. Este servicio público, como cualquier otro, pasa las correspondientes ITV y existen unas normas estrictas en cuanto a la limpieza que los propietarios deben ejercer cuando se producen excrementos u orines de los caballos.
Por un módico precio de 30 euros, estos profesionales no solo pasean a nuestros clientes por las hermosas calles de la ciudad sino que ofrecen "información" en "varios idiomas" de los lugares por donde transcurre el recorrido.

Con casi 5 millones de desempleados reales que hay en nuestro país, resulta normal que este colectivo se "busque las habas" donde las hay, y se encuentran donde existe mayor concentración de turistas en Palma : "Sa Catedral".

Tiempo atrás las galeras estaban en "S'Hort des Rei", posiblemente por las obras de los aparcamientos que allí iban a realizarse tuvieron que desplazarse y se eligió ir a "Sa Catedral" con el aviso de que allí no podrían poner toldos para proteger del sol a los caballos.

Cualquier persona sensible sabe que los animales sufren y padecen como seres vivos que son, la diferencia con nosotros es que ellos no hablan. He podido estar con los conductores y experimentar con el tacto de la mano sobre la grupa de un caballo la altísima temperatura que desprendía su piel. Es inconcebible el mal trato que se inflige a estos animales de forma involuntaria.

La Ley 1/1992, de 8 de abril, de protección de los animales que viven en el entorno humano, en su Artículo 3, apartado 2. prohíbe:
Torturar, maltratar e infligir daños, sufrimientos o molestias gratuitas a los animales.

Es demasiado evidente que el estar soportando temperaturas que pueden rondar los 40º en esta época estival durante un tiempo indeterminado, pero que en ocasiones puede alargarse durante horas, es infligir daño, sufrimiento y molestia gratuita a los caballos.

Hechos gratuitos porque tienen fácil solución, solo es menester un poco de voluntad política para que estos trabajadores puedan ejercer su oficio y ganar un sueldo con el que mantener a sus familias, algo difícil en los tiempos que corremos, excepto para los políticos, y que los caballos, dado que deben tirar del carro y de los pasajeros, tengan un poco de descanso "a la sombra" al terminar su recorrido.

Justo delante la fachada Sur de "Sa Catedral" (mirando al mar) hay unos aparcamientos para coches en batería. Es, en este sito, donde se podrían colocar unos toldos retráctiles que no molestarían para nada la vista que los turistas puedan percibir, pero estamos hablando de suprimir unas plazas de "ORA" y esto duele. La imagen que debemos dar a los europeos ( ¿nosotros, lo somos ?) ni me la quiero imaginar.

En absoluto debería desaparecer esta estampa de la ciudad que al mismo tiempo genera unos ingresos para unas familias. Un colectivo de etnia gitana que se gana la vida "honradamente" pero que según palabras de un conductor "somos un grano en el culo para el Ayuntamiento" (SIC).

En una comunidad donde se vive prácticamente del turismo, donde se buscan nuevas fórmulas para atraer más gente no se cuidan los detalles. AENA está limitando el número de horas que permite estacionar un avión privado y aerotaxis, espantando hacía otros destinos un turismo de lujo que deja mucho dinero, ya solo nos faltaría que Cort retirara las Licencias a los propietarios de las Galeras privando a los turistas con menos poder adquisitivo de un precioso recorrido por "Ciutat" para que puedan comprobar lo hermosa que es.

Si hace unos días denunciamos la dramática situación de los animales en la perrera de Son Reus, también lo hacemos con lo que sufren los caballos de las galeras. He podido ver una estampa tercermundista que los turistas plasmaban en sus cámaras de fotos: Los caballos eran refrescados con agua de una manguera en la vía pública y justo delante de la catedral. La solución no pasa por enviar a policías para que sancionen a los propietarios. Cuando un caballo muera en la vía pública por un golpe de calor se nos dirá de nuevo que "ha sido un error humano y que a veces pasa" como cuando se sacrificó en Son Reus el perrito que iba a ser adoptado.

Sra. Begoña Sánchez, sería prudente que encontrara una solución que termine con este injusto trato a los caballos de las galeras de Palma, pero que en absoluto pueda perjudicar a los propietarios de las mismas en la consecución de sus ingresos.

Jaime Sancho

www.ea6gk.org

2 comentarios:

  1. Me sensibilizas con esta entrada que evidencia tanta atrocidad para con los caballos. En mi Medellín y Sabaneta, los Caballos son reyes y su cuidado está vigilado por expertos en fincas suntuosas.

    Ah!! qué pasó con el artista que mató de hambre a un perro?

    Un abrazo para tí con especial afecto!

    ResponderEliminar
  2. No sabes cuanto me alegro de que se cuiden tan bien a los caballos. En la España profunda no se cuida nada, aunque en otras cosas seamos un primer mundo con el tema de los animales estamos el cuarto o quinto mundo.

    Con el tema de caso Vargas decirte de que a pesar de que el mismo autor jamás negó lo que inicialmente dijo, es decir, que el perro había muerto, no tenemos evidencias ni pruebas para demostrarlo. De lo que si las tenemos es de que lo maltrató.

    Se recogieron más de 4 millones de firmas, se movieron conciencias en todo el mundo, sobre todo en el mundo del arte y si bien no le denegaron la participación en la Bienal de Honduras ignoraron su obra y persona totalmente.

    Todo esto y más lo encontrarás en el blog.

    Saludos

    ResponderEliminar

Los comentarios están moderados. En absoluto esto es una medida de censura. Todos los comentarios serán publicados excepto aquellos que contengan graves insultos, amenazas o que por su redacción sean incomprensibles.
Comentarios incomprensibles como esto "aii x diios! no pueden ser tan crueles! xq hacen esoo ?¿? aasoo piensan que es divertido?"

NO serán publicados.