31 mayo 2011

Asco, bochorno, impotencia y vergüenza

Asco, bochorno, impotencia y vergüenza.
Creo que nunca había estado tan cabreado con mi país como ahora mismo.

Lo que ha ocurrido el viernes en la Plaza de Cataluña ha superado mi umbral de tolerancia. Los vídeos que se han ido filtrando (como éste) han herido mi sensibilidad hasta el punto de afectarme personalmente, vivo cabreado, en un estado de estrés constante desde el viernes. Y además sospecho que no soy el único.

Los porrazos que esta jauría de perros rabiosos (con perdón para los perros rabiosos) han descargado sobre cientos de manifestantes pacíficos, de todas las edades, me han dolido casi como si me los dieran a mí.

Como ciudadano me siento agredido y ultrajado por los Mossos d'Esquadra aunque no estuviera allí. El daño que este cuerpo de seguridad ha infligido a la sociedad ha sido enorme. Han socavado la confianza que tenía en ellos, y ha hecho mella incluso en la confianza que tenía en el resto de cuerpos de seguridad del estado (que no es poca). Ignoraba que nuestra "seguridad" estuviese en manos de una panda de bastardos desalmados que son cualquier cosa menos profesionales.

Sé que no todos son así, y que hablamos de un porcentaje que quiero creer "bajo", pero lo suficientemente elevado como para que sea necesario "tomar medidas".
Sé que hay una gran cantidad de agentes con capacidad sufiente para asumir con responsabilidad la autoridad, que ahora mismo están hundidos y avergonzados por lo que sus compañeros han hecho.

Pero una vez asimilado y digerido el shock de las imágenes filtradas, viene algo casi peor: la permisividad del sistema. No doy crédito al observar que no ha habido NINGUNA CONSECUENCIA DE NINGÚN TIPO!!! Nadie ha sido expulsado del cuerpo, nadie ha sido destituido, nadie asume responsabilidades, nadie dice nada, los periódicos ya empiezan a hablar de otras cosas, y aquí paz y después gloria, como si no hubiera pasado nada, cuando esos chavales cargados de buenas intenciones aún se duelen de los porrazos que han recibido con saña desmedida por una panda de psicópatas sedientos de sangre.

Gracias, gentuza (los unos que nos dirigen y los otros que nos "protegen"), porque entre todos habéis conseguido algo que creía que no era posible: que mi propia patria me de asco y vergüenza. Es doloroso decir esto, y más doloroso es sentirlo.

Algo hay que no va bien, me pregunto qué clase de filtros psicológicos se está haciendo a los aspirantes para ser admitidos. ¿Cuál es el perfil de Mosso que se está potenciando? ¿El de una persona solvente, inteligente, con un mínimo de sensibilidad? ¿o el de un macarra de barrio que se mete a policía para hacer lo que más le gusta: dar "hostias"?

¿Qué preparación psicológica siguen los Mossos y otros cuerpos de seguridad durante su formación? Está claro se les da una preparación física y se les adiestra muy bien en el uso de la porra. ¿Se les adiestra también para que sepan cuándo deben usarla? ¿Se les sensibiliza para que sepan cómo afrontar las situaciones de una sociedad moderna como la nuestra? ¿Se les conciencia de la enorme responsabilidad que tienen entre manos y se les enseña a manejarla?

¿Cómo puede ser que los agentes no fueran perfectamente identificados como es OBLIGATORIO?
¿Qué hemos hecho para merecernos unos políticos que en lugar de potenciar la persecución y denuncia de la brutalidad policial, pretendan consagrar la impunidad prohibiendo la difusión de imágenes de las cargas policiales? ¿y a nosotros quién nos protege de ellos?

Las pocas dudas que tenía se me han despejado: este país es una soberana mierda pinchada en un soberano palo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios están moderados. En absoluto esto es una medida de censura. Todos los comentarios serán publicados excepto aquellos que contengan graves insultos, amenazas o que por su redacción sean incomprensibles.
Comentarios incomprensibles como esto "aii x diios! no pueden ser tan crueles! xq hacen esoo ?¿? aasoo piensan que es divertido?"

NO serán publicados.