08 junio 2011

¿Cuantos agujeros le quedan a nuestro cinturón?

Carlos Carnicero

Que los ciudadanos no contamos para nada está tan fuera de discusión como que los países no tenemos soberanía. Nos piden el voto, y cuando van a tomar posesión anuncian recortes que no iban en su programa electoral. A chupar rueda, exhaustos, hasta dentro de cuatro años para que se repita la ceremonia de la democracia representativa con contrato abierto con los ciudadanos. Se dice que el programa electoral no se puede cumplir por las circunstancias y todos con cara de idiotas.



La historia también enseña que las mayores atrocidades se estabilizan por la fuerza de la costumbre. Para todos aquellos que tienen dificultades con los pensamientos complejos, que elijan escandalizarse sin haber analizado el artículo o que decidan si lo hacen después de haberlo pensado. Creo que esta afirmación no es un acto de soberbia sino de cansancio: nadar contra la corriente requiere mucho más esfuerzo que dejarse a la deriva.



El caso es que hay que recordar que esta crisis no la hemos organizado los ciudadanos. No tenemos ninguna responsabilidad en ella y sin embargo la estamos pagando muy duro.

Los amos del universo, los ejecutivos, los ocupantes de la cima de la pirámide de esta sociedad de castas siguen multiplicando sus ingresos. No sólo nos les ha afectado la crisis sino que están sacando provecho de ella. Los políticos jamás piden perdón por sus errores; se limitan a ofrecer una salvación que no les hemos pedido, en contradicción flagrante con sus propuestas aprobadas. Y ellos afirman que es lo único que se puede hacer porque mandan las circunstancias. La crisis tiene la culpa de todo, pero son incapaces de protegernos frente a ella.



Y el resto de los ciudadanos miramos nuestro cinturón y vamos al zapatero para que nos abra nuevos agujeros. Ya no queda cuero.



La Comisión Europea nos anima a seguir con los deberes impuestos, incluida una nueva subida del IVA. Ni una palabra del impuesto de sucesiones, ni del impuesto de Patrimonio, ni de un cambio homologado en toda Europa de la fiscalidad de los más poderos ni de una tasa sobre las inversiones especulativas. Ni una palabra sobre el cierre de los paraísos fiscales.

Anteayer se reunión la señora Merkel -cuya soberbia empieza a hacer temer por su salud- con Barack Obama, que desde que mandó matar a sangre fría a Osama Bin Laden da la impresión de que ha sufrido un trastorno de personalidad.



Se reunieron a comer en un restaurante de Washington y empiezan a decidir sobre nuestras vidas. Ella, la canciller de Alemania, va en los últimos tiempos como presidenta de hecho de la Unión Europea. Recuerda la foto los pactos del final de la guerra fría: solo falta un intercambio de prisioneros en un puente entre los das zonas ce Berlín: a un lado los desahuciados de sus casas hipotecadas en Estados Unidos; al otro lado los parias de la tierra de la Europa del Sur. ¿Intercambio de pobres?



El problema es que no se estropee el crecimiento económico, pero ni una palabra de la distribución de los sacrificios ni de cómo será el futuro, cuando llegue la recuperación: se repartirá del mismo modo que hasta ahora.

Buenaventura Durruti se iría a hacer las américas robando bancos. Los tiempos han cambiado, pero hay una invitación hecha que todavía no está del todo aceptada. Es la invitación a convertir la “Indignación”, con mayúsculas, en acción política subversiva de este sistema injusto donde los ciudadanos nos hemos quedado sin agujero en el cinturón y los poderosos siguen queriendo que nos lo apretemos. La olla a presión está a punto de explotar: aquí parece que nadie saca lecciones de la historia, desde la rebelión de Spartacus a la Revolución Francesa y de esta a la revolución rusa. Al tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios están moderados. En absoluto esto es una medida de censura. Todos los comentarios serán publicados excepto aquellos que contengan graves insultos, amenazas o que por su redacción sean incomprensibles.
Comentarios incomprensibles como esto "aii x diios! no pueden ser tan crueles! xq hacen esoo ?¿? aasoo piensan que es divertido?"

NO serán publicados.